Abril 25, 2017, 20:19:37 pm

Autor Tema: Noviembre 2016: Llegada a Everlast, Crónicas según Hennen  (Leído 143 veces)

Desconectado Kosuke

  • Noob
  • *
  • Mensajes: 46
    • Ver Perfil
    • Email
Noviembre 2016: Llegada a Everlast, Crónicas según Hennen
« en: Marzo 29, 2017, 18:26:02 pm »
Al fin, tras el largo viaje, vimos tierra. Ante nosotros se extendía una inmensa costa de arena blanca. No había tiempo para contemplar demasiado el paisaje, había que preparar botes. La partida de reconocimiento la formamos Adrenor, Keith, Lukhav, un monje que se hace llamar El Falósofo Iluminado y yo.

Cuando llegamos a tierra pudimos ver de cerca lo que debió ser una gran ciudad. Una muralla en ruinas, con torres que debieron alcanzar 4 pisos de altura y una gran cantidad de edificios que supuse eran las casas humildes de los pescadores y trabajadores. Podía distinguirse un gran castillo en el interior, rodeado por unas murallas más pequeñas, que estaba acompañado de un fortín. Pero lo que mis ojos no podían dejar de mirar era una torre situada en el interior de la ciudad. Una altísima torre en espiral, más oscura que una noche sin luna. Supongo que estaría hecha de un material similar al ónice.

Algo me sacó de mi embelesamiento... el silencio... el silencio antinatural que nos envuelve... El sol comienza a caer, así que decidimos ir al puerto. Era amplio, calculo que unas 10 galeras podrían amarrar en ese puerto, si no fuese porque estaba abandonado. Las maderas estaban destrozadas, mohosas y carcomidas. Adrenor fue directo a lo que parecía la caseta del muelle. Tocó la puerta con la mano y ésta dio un chirrido y se descolgó. Una ráfaga de aire nos golpeó con un olor fétido insoportable. En la penumbra del interior distinguimos una mano cubierta de hongos. Canalicé mi magia de luz a través de mis dedos para iluminar la caseta. Los hongos se estremecieron y vi de refilón que algo se movió. Rápidamente me aparté y avisé a mis compañeros. Adrenor alzó su escudo y se puso delante del resto.

Oímos un sonido gutural y comenzó a formarse una monstruosidad de hongos y podredumbre que intentó agarrar a Adrenor de una pierna sin éxito. Intenté conjurar un muro de luz para protegerle, pero el monstruo la destrozó con una fuerza sobrenatural. El monje se lanza a la carrera y golpeó con su puño con tal contundencia que le arrancó una protuberancia. En un salto prodigioso, Lukhav le asestó otro golpe mientras una flecha silbó a la altura de mi oido y se clavó en el cuerpo del monstruo. Con una vigorosa carga, Adrenor clavó su lanza en el núcleo del fúngico ser, que se desvaneció hasta quedar un esqueleto cubierto de un liquido amarillo.

Volvimos inmediatamente al barco para informar de lo sucedido. La tripulación había comenzado a formar campamento en el fortín cercano al castillo por orden del jefe del gremio Fistalandinus. Phaliya, una aguerrida mujer nombrada jefa de guardia, nos informó de nuestras tareas y repartió los turnos para hacer guardia por la noche. Fui asignado para el primer turno, así que me resigné a que mi descanso llegaría más tarde.

Las primeras horas transcurrieron tranquilas y sin sobresaltos, pero al entrar la noche algo llamó mi atención. Aquella extraña torre, que en la oscuridad había desaparecido de la vista, emitía un leve fulgor purpúreo. En seguida informé de lo que había visto e inmediatamente enviaron a unos soldados para inspeccionar los alrededores. Mi impaciencia iba en aumento, pues los soldados no volvían. El deseo de saber qué era aquella luz me llenó de impaciencia y me decidí a actuar por mi cuenta. Pero no podría hacerlo sólo, no con este manejo de mis poderes. Avisé a los compañeros con los que había explorado la playa y aceptaron acompañarme. Me sentí aliviado. Después de ver cómo se desenvuelven en batalla me sentí más seguro.

Nos pertrechamos para entrar en aquel tenebroso lugar y partimos rápidamente. Atravesamos la ciudad en penumbra y llegamos al pie de la torre. Al entrar, canalicé un foco de luz y observamos la estancia. Una habitación circular y polvorienta, sin nada destacable salvo unas huellas en el polvo. Tenían aspecto de que algo había sido arrastrado por ese suelo. Continuamos a la siguiente sala, bastante parecida a la anterior. Lukhav encontró un agujero en la pared que parecía sospechoso. Traté de iluminarlo, y al hacerlo observé que dentro había un botón. Astutamente Keith introdujo una de sus flechas para activar el botón. Al retirarla, vimos que estaba destrozada. Una trampa... y nos libramos por poco... nos estaban esperando.

Tras pulsar el botón vimos cómo la pared se abrió y daba paso a otra habitación. Una sala vacía con un gran arcón. Muy valientemente, o muy temerariamente en mi opinión, Lukhav lo abrió y una aguja se le clavó en la mano. Probablemente fuese algo más que una inocente aguja, pero Lukhav no parecía sentirse mal así que inspeccionamos el arcón. Lo encontramos vacío, pero al mirarlo más detenidamente nos dimos cuenta de que tenía un doble fondo en el que encontramos 3 rubíes.

Continuamos por el siguiente piso hasta que llegamos a una sala enorme, con una mesa de mármol al fondo y una inscripción en la pared. Nos acercamos para verlo más de cerca y encontramos una serpiente con símbolos rúnicos inscrita en la pared, acompañado de un orbe que despedía aquella luz púrpura. De nuevo con la temeridad que caracteriza a Lukhav, se adelantó y agarró el orbe. Tras unos instantes de silencio nos aseguró que estaba escuchando unos susurros en su cabeza. No pude retener mi curiosidad y le arrebaté el orbe. En seguida una voz en mi cabeza comenzó a revelarme información sobre demonios, rangos, nombres y todo tipo de datos sobre estas criaturas. Mientras tanto, la serpiente que había grabada en la pared desapareció y en su lugar se alzaba ante nosotros una serpiente envuelta en sombras y con unos intensos ojos púrpuras. En un abrir y cerrar de ojos la serpiente se lanzó contra el monje y golpeó con la cola a Adrenor. El monje la esquivó rodando por el suelo mientras Adrenor encajó el golpe y se lo devolvió con un lanzazo. Comencé a convocar mi elemento mientras veía cómo Lukhav, con los brazos envueltos en lava, le asestó un vigoroso puñetazo a la serpiente. En ese momento canalicé la luz en forma de rayo y disparé contra la serpiente, que recibió el impacto. Un agujero se formó en su cuerpo para, acto seguido, descomponerse hasta desaparecer sin dejar rastro. Al parecer Lukhav fue mordido por el monstruo durante el combate, así que guardé el orbe y decidimos volver rápidamente al campamento.

Una vez allí nos recibió el mismísimo jefe del gremio, Fistanlandinus. Tras informarle de lo sucedido le entregué el orbe. Tras mirarlo unos segundo lo sostuvo en su mano y, sin cambiar un ápice su expresión, el orbe estalló en pedazos. Dijo que podría habernos poseído un espíritu demoníaco de haber continuado con dicho artefacto, así que era mejor destruirlo. Yo no estoy tan seguro de que eso fuese cierto, pero no discutí la decisión, ya que el cansancio se estaba apoderando de mí.

No pude descansar mucho, pues la luz del alba ya bañaba el campamento. Nos pusimos manos a la obra y salimos a peinar la ciudad para continuar explorándola. Al poco tiempo, un soldado muy alarmado nos pidió ayuda. Seguimos al soldado hasta el pie de la muralla, concretamente en la entrada de una cueva formada debajo de ella. Allí encontramos 2 serpientes iguales a la que combatimos la noche anterior. No tardaron en detectarnos y se lanzaron a por nosotros. En una carrera frenética Lukhav se enzarzó en una encarnizada lucha con una de ellas. Mientras tanto, intenté lanzar un rayo de luz a la otra, pero solo conseguí dañar mis manos. Por suerte Adrenor cargó contra ella y le atravesó la cabeza con la lanza mientras el monje le propinó tal golpe que podría haber partido una gran roca en mil pedazos. Intenté proteger a Lukhav con una barrera, pero volví a fallar en mi intento. Por suerte, no le hice mucha falta, ya que se las apañó sin ayuda de nadie para destrozar a la otra serpiente.

Tras recuperar el resuello miramos hacia el interior de aquel agujero. Me pregunto qué nos espera en las entrañas de aquel lugar... y si ahí podré obtener las respuestas a mis preguntas...
« última modificación: Marzo 29, 2017, 18:36:14 pm por Adrone »