Ficha de Personaje: Dalshim, sacerdote de Aeris

  • 1 Respuestas
  • 481 Vistas
*

Desconectado Darksoul

  • *****
  • 1152
    • Ver Perfil
Ficha de Personaje: Dalshim, sacerdote de Aeris
« en: Julio 01, 2017, 21:34:29 pm »
Nombre: Dalshim

PX: 5

Clase: Sacerdote

Nivel: 3

Armadura: 1

PG: 21

Carga: 11

Daño: 1d6

Valores y Modificadores escogidos para cada Característica:

FUE: 16 (+2)
CON: 13 (+1)
DES: 9 (0)
INT: 13 (+1)
SAB: 16 (+2)
CAR: 8 (-1)

Raza: Humano.     
   
Deidad: Aeris

Ideología: Obtención de sabiduría y conocimiento para satisfacer a su Diosa.

Dominio de la Deidad: Conocimiento y cosas ocultas

Composición de la Religión: Sectas Aisladas y busca obtener secretos.

Alineamiento: Malvado.

Equipo:

Cota de Mallas (Armadura 1, Peso 1)
Martillo de Guerra (Cerca, Peso 1)

Movimientos Iniciales:

Orientación divina
Deidad: Conocimiento y cosas ocultas. Tu religión se compone de sectas aisladas. Petición: Obtener secretos.
Comunión
Expulsar mueretos vivientes
Lanzar conjuro. Plegarias, conjuros de nivel 1 y conjuros de nivel 3.

Movimientos Avanzados:

La Balanza de la Vida y la Muerte
Oración de guía

Historia:

Dalshim era el hijo de un famoso herrero en la tierra de Larandur, una tierra rica en minerales y adornada de bellos parajes de toda diversidad de bellas flores. Larandur, es también famosa por ser la mejor forja de metal del mundo, de ella salen las mejores armas y armaduras.

El destino de que su padre, Alendur quería para Dalshim era el mismo que el suyo. No obstante, el chico siempre fue muy curioso y siempre se mantuvo alejado de la guerra, la política y los trabajos mayormente asociados con los hombres rectos y fuertes. Su curiosidad fue motivo de burlas para otros chicos y otras familias cuchicheaban acerca del "afeminado" hijo de Alendur. Obviamente, estas habladurías llegaron a oídos de su padre quién, harto siempre de ver a su hijo imaginando mundos imposibles y de soportar la humillación de los comentarios ajenos, comenzó a despreciar fuertemente a su hijo. Castigándolo y golpéandolo, a veces incluso con su fiel martillo... Pero nada de lo que hiciese Alendur frenó la curiosidad de Dalshim, Más bien, al contrario.

Dalshim comenzó a leer libros prohibidos en las bibliotecas sobornando a los encargados con las pocas monedas que ganaba en los trabajos que hacía y cambio de pasar hambre, pero eso no le importaba en absoluto con tal de tener el conocimiento. Y fue en una de esta svisitas en las que comenzó a leer historias de una Dama de forma de Araña llamada Aeris que seducía el corazón de hombres y mujeres por igual, cuya finalidad era el conocimiento absoluto por encima de todo y que no dudaba en emplear los métodos que fuesen necesarios para lograr dichos conocimientos porque, si había un poder mayor que la riqueza y los títulos políticos, ese era el conocimiento. Dalshim, fascinado por todas historias quiso saber más y más hasta que, un día, leyó en un relato que a la Diosa Aeris le complacían los sacrificios. Así fue como, una noche, el joven Dalshim tomó un pequeño ratón que entró en su cuarto y lo sacrificó en honor a la Diosa y le imploró que por favor, le sacase de la cárcel en la que se veía sometido al verse obligado a vivir con su padre, un hombre que le odiaba y era incapaz de entederle.

Aquella misma noche, una voz femenina le habló en sueños y le dijo que él era el único que podía tomar las riendas de su destino que, si en realidad deseaba salir de allí, tendría que sacrificar aquello que más odiaba y que eso le daría la libertad pero, si daba ese paso, jamás habría vuelta atrás.

Esa misma noche, tras deliberarlo por unos minutos, se coló en el cuarto de su padre y cogió el martillo por el que era legendario. Lo sostuvo y, tras pensarlo un poco más asintió para si mismo. Aplastó la cabeza de su padre con el martillo con el que este forjaba sus armas y le hizo famoso. A pesar de que pensaba que encontraría pesar en sus acciones, por mucho que buscó en su corazón y en su mente sólo halló una inexplicable sensación de libertad y euforia.

En ese instante, el martillo que sostenía se iluminó con gran fuerza y la voz femenina volvió a hablar en su mente, esta vez, tomando una forma entre una araña y un hermosa mujer de mirada seductora pero, al mismo tiempo, de un peligro inconcebible. La mujer le susurró:

"Que la sangre de tu padre sea el canalizador de mi poder en este martillo. Tú que ansías el conocimiento por encima de todo y deseas obtener el mayor poder, serás ahora mi más fiel sirviente. Yo soy Aeris, la Dama Araña que tanto ansiabas conocer y, juntos, desvelaremos el mayor secreto de este mundo. Un gran viaje te espera en tierras desconocidas. Tu futuro está con el gremio de Everlast. Ahora sirviente mío, demuéstrame que eres digno de ser mi elegido"

Y con una sonrisa de satisfacción en la cara, alzó el martillo lleno de luz y dejó que se imbuyera en ella. Golpeó el suelo con un estruendo de haces lumínicos rompieron las paredes del cuarto de su padre. La dama no sólo existía, era una Diosa con un poder incomprensible y era hora de hacer saber a todo el mundo, que el conocimiento es el mayor conocimiento que existe.
« última modificación: Julio 03, 2017, 23:16:46 pm por Adrone »

*

Desconectado Adrone

  • *****
  • 434
  • Semper Fidelis
    • Ver Perfil
    • La dungeon
    • Email
Re:Ficha de Personaje: Dalshim, sacerdote de Aeris
« Respuesta #1 en: Julio 03, 2017, 23:14:39 pm »
Ficha validada. Procedo a anotar en tu ficha de personaje un total de cinco (5) PX, correspondientes al 50% del número de PX máximos para subir de tu nivel actual al siguiente.